Seleccionar página

Durante tu estancia en Barcelona, estamos seguros de que recorrerás el Paseo de Gracia al menos una vez. De lo primero que te darás cuenta es de qué ancha, qué limpia y que concurrida que está la calle. Sin olvidar la cantidad de grandes marcas que tienen sus tiendas en la avenida. Durante tu paseo, simplemente mira hacía arriba: verás los edificios más espectaculares de la ciudad.

Prepárate para alucinar con una antigua galería de arte convertida en un espacio gourmet, con siete barras y restaurantes; una casa que perteneció a un fabricante de chocolate dónde admirarás la cocina original mientras degustas uno de los mejores chocolates de la ciudad; y como no, la arquitectura de Gaudí.

Casa Batlló de Gaudí

La Casa Batlló y la Casa Milà son los dos últimos edificios diseñados por Antoni Gaudí. La Casa Batlló fue construida primero, entre 1902 y 1906 y justo después empezó la construcción de la Casa Milà.

Como resultado, el Paseo de Gracia es la avenida más espectacular de Barcelona.

Casa Batlló de Gaudí

Detalles de la fachada de la Casa Batlló de Gaudí

Cuando pases justo por el número 43 del Paseo de Gracia, para y mira hacia arriba. Notarás que la fachada no es plana. Verás que tiene una forma curva, o como una ola, como en un lago.

Si te alejas sólo unos pasos, verás la diferencia entre el primer piso y el resto. Mientras el primero fue construido en gris con un aire de murciélago con las alas abiertas, los demás pisos parecen tienen balcones que parecen máscaras venecianas y los muros tienen aplicaciones en cerámica creando un efecto de mosaico.

La mejor hora para admirar la fachada es por la mañana, cuando el sol la ilumina.

Casa Batlló de Gaudí

Una vez admirada toda la fachada, nos ocuparemos de los detalles. Primero, fíjate en las ventanas: no son simples ventanas cuadradas, son onduladas. Segundo, mira la parte baja de las ventanas, ¿Qué ves? Unos agujeros de ventilación que pueden abrirse más o menos para tener más o menos aire en la casa.

Casa Batlló de Gaudí

El edificio es tan innovador como su propietario y su arquitecto.

El señor Josep Batlló compró un edificio clásico y aburrido y lo renovó para albergar a su familia y para hacer negocio alquilando apartamentos.

Ahora aléjate de la casa, cruza el Paseo de Gracia y párate justo en la acera de enfrente. Mira hacia arriba. ¿Ves un dragon? De hecho, el tejado a la derecha tiene un agujero, es un ojo, y la cruz de cuatro brazos es una espada. Se trata del dragón que ha sido abatido por San Jorge, patrón de Cataluña. Al fin y al cabo, la casa es un homenaje a la leyenda de San Jorge. ¿Te gustaría conocerla? Simplemente ven a Barcelona y estaremos encantados de contártela.

Casa Batlló de Gaudí

Cuando la luz y el aire lo son todo

Si decides entrar a la Casa Batlló, tras admirar la distribución del apartamento, el patio trasero y las formas onduladas de las paredes, alucinarás con el patio de luces. Muchos edificios de Barcelona lo tienen, pero normalmente es muy feo. En este caso es lo opuesto: es el elemento más bonito. De hecho todos los apartamentos tienen una ventana y unos agujeros de ventilación en este patio y como resultado, la Casa Batlló tiene una especie de climatización. Esta es una de las razones por la que la obra está catalogada como Patrimonio de la Humanidad.

Casa Batlló de Gaudí

Esto es sólo una muestra de lo que podrás descubrir en tu visita a Barcelona. ¿Te gustaría recibir más ideas como esta? Súscribete a nuestro boletín y ¡bienvenido a Barcelona!