Seleccionar página

Plazas de Barcelona

Hay que saber que además de las de Catalunya, Espanya y Universitat, Barcelona tiene plazas maravillosas como la de Sant Felip Neri, la de Prim, la del Pi, la de Sant Jaume, la de la Virreina, la dels Angels, la plaza Eivissa, la de Sant Pere de Puel.les i la de Sant Agustí Vell. Hoy os hablaremos un poco de ellas para que podáis conocerlas e incluirlas en vuestra visita a la ciudad.
Os sorprenderán por su encanto y sus historias.

Sant Felip Neri

La Plaça Sant Felip Neri, nombre de la iglesia barroca que allí se encuentra, es un romántico rincón del Barrio Gótico, en la zona del Call judío. En una de las paredes de las casas renacentistas que la forman se pueden apreciar las señales de las bombas de la Guerra Civil española. Pero el lugar es un remanso de silencio y paz con sus dos acacias, su fuente y la terraza de un hotel.

Sant Felip Neri Barrio Gótico
Plaza Prim en Poblenou

Plaza Prim en el Poblenou

En el Poblenou encontramos la Plaça Prim urbanizada en 1856 y dedicada al General Prim. A pesar de la transformación del barrio, el lugar se ha conservado casi intacto con unos ombúes frondosos tras las que vemos la fachada de uno de los restaurantes más emblemáticos del Barcelona: Els Pescadors. Todo el rincón tiene un aire marinero que nos habla del mar Mediterráneo a solo unas calles distancias.

La Plaça el PI en el corazón del Barrio Gótico

Continuamos nuestro recorrido por las plazas de Barcelona en Ciutat Vella. La Plaça del Pi seguramente se llama así por los pinos que se encontraban hace siglos en esta zona de huertos y rieras, con una calzada romana que llegaba a una de las puertas de entrada a la ciudad. Los documentos atestiguan la existencia aquí de un templo cristiano en el año 965. De aquella antigua construcción al otro lado de la muralla deriva la actual iglesia que se alza entre dos plazas y unos pinos que, sin ser los originales, son muy antiguos y llenan de encanto el lugar. El bullicio de las vecinas Ramblas no penetra en este remanso de paz que, hasta hace poco, contaba con comercios herederos de la tradición medieval: telas, cestos, cuchillos… y que se van transformando en establecimientos de restauración y ocio.

Plaça del Pi en Barcelona
Plazas de Barcelona

Plaza Sant Jaume, el centro del poder

La Plaça de Sant Jaume debe su nombre a la iglesia medieval edificada en este punto. Más tarde, las calles que lo atraviesan hicieron crecer en importancia del cruce. Recordemos que este lugar, muy cercano a donde se han hallado las ruinas romanas del templo a Agusto, ha acabado siendo el centro de poder de la ciudad. En uno de sus edificios se reunían los consejeros de la ciudad y finalmente se decidió la construcción del que hoy conocemos como Palau de la Generalitat. Al otro lado de la plaza, encontramos otro imponente edificio, el Ayuntamiento de Barcelona que como el palacio se ha ido remodelando con el tiempo. El aspecto actual se remonta a 1840 cuando se llamaba plaza de la Constitución.

Plazas de Barcelona, nos vamos a Gracia.

Damos ahora un salto al barrio de Gracia en nuestra ruta por las plazas de Barcelona para visitar la Plaça de la Virreina aprovechando para tomar un vermut en su ambiente tranquilo y peatonal. Algún vecino aún recordará que la llamaban plaza de Sant Joan por la iglesia que se construyó a finales del siglo XIX. El origen de su nombre se remonta a un conjunto de masías y fincas del siglo XVIII que eran propiedad del Virrey de Perú. Finalmente, él muere y su joven mujer hereda un palacio construido en la Rambla, por eso el femenino de la nomenclatura. En 1878, la plaza fue urbanizada por el arquitecto Josep Artigas. Siempre ha sido una plaza sencilla, con casas bajas para obreros de las que queda algún ejemplo en pie. En uno de los extremos de la plaza, destaca la escultura denominada Ruth, de Josep María Camps.

Plaza de la Virreina en Gracia

Plaza dels Àngels, emblema del Raval.

Nuestro paseo por la plazas de Barcelona nos acerca al Raval, centro cultural de Barcelona. La Plaça dels Àngels está situada en El Raval y combina el espacio de encuentro social con la ubicación de importantes lugares de cultura de la ciudad: el MACBA (Museu d’Art Contemporani de Barcelona), el CCCB (Centre de Cultura Contemporània de Barcelona), el FAD (Foment de les Arts i del Disseny) y facultades de la Universitat de Barcelona. Su nombre es muy curioso porque pertenece a un edificio que estuvo allí pero ya no está. Era una capilla extramuros del siglo XV dedicada a la Virgen de los Ángeles que, en 1868, se amplió con la construcción de un convento. Curiosamente la parroquia se trasladó al cruce de las calles Valencia y Balmes en el Eixample dejando el nombre de la plaza con algunos edificios que se han reconvertido.  Por las noches se transforma en una improvisada pista de skaters.

Plaza dels Angels al Raval

Plaza Eivisssa y el encanto de Horta.

Horta fue, como Gracia, un pueblo que se anexionó a la ciudad en forma de barrio en 1907. Hoy, del casco antiguo queda un puñado de calles alrededor de la Plaça Eivissa. También conocida como Plaça del Progres y Plaça del Mercat, se traza a partir de un edificio del 1700. Era el lugar donde los payeses iban a vender sus productos y fue origen de una línea de tranvía. Actualmente, llegamos con facilidad en Metro para degustar unas buenas tapas en el Bar Quimet fundado en 1927.

Sant Pere del les Puel·les. Bajamos de Horta a la Ribera.

La Plaça de Sant Pere de les Puel·les, o de les Puelles fue la ubicación de un monasterio benedictino muy importante que se construyó en el siglo X. Muchos acontecimientos históricos sucedieron dentro y fuera de sus paredes. Dos incendios, el de 1909 durante la Semana Trágica y el de 1936 en plena Guerra Civil, afectaron el edificio que se restauró en 1945.
Estamos en el corazón del barrio de Sant Pere y el campanario que ha sobrevivido llena el aire con el tañido de sus seis campanas. Varios bares dan reposo y refresco a los visitantes, ya no queda rastro de las monjas, hijas de familias burguesas de la ciudad, que habitaron este monasterio, pero sin duda es un rincón con una energía muy especial.

Plaça Eivissa Barcelona
Sant Agustí Vell Barcelona

Plaza de Sant Agusti Vell, el encanto medieval.

Un rasgo que comparte con otra plaza vecina, la de Sant Agustí el Vell, como la de ser el enclave de un convento de frailes agustinos en 1309. También se llamó la Plaça de l’Acadèmia por la que hubo de matemáticas para ingenieros y militares. Conserva una mezcla de ambiente medieval y del siglo XVIII que resulta irresistible. Para terminar este paseo por las plazas de Barcelona, hay que detenerse en alguno de sus bares para imaginar la vida vecinal a través del tiempo alrededor de su fuente o cerca de los muros del convento, hoy en día muy bien restaurado.