Seleccionar página

Hay citas que los barceloneses no se pierden por baja que sea la temperatura de los termómetros o por grande que sea la crisis que señalan los economistas. Cuando llegan las fechas de Navidad y el encendido de las luces navideñas en la calle, el pistoletazo de salida lo marca el día 13, festividad de Santa Lucía. En ese momento, y la vez que se preparan los altares de la Santa para recibir miles de cirios, se inaugura el gran mercado de abetos y adornos navideños situado en la Plaza de la Catedral. De esta Feria se tiene constancia desde 1786 y en ella se puede encontrar árboles de Navidad de todos los tamaños, flores de Pascua, musgo, muérdago, figuras de pesebre, artesanía de regalo y todo tipo de adornos navideños. Desde el 13 de diciembre hasta la víspera de Nochebuena un bosque de abetos y ramas de eucalipto perfuma el centro de Barcelona.

Gente y más gente también en la Feria de Reyes en la Gran Vía, una feria dedicada a los juguetes que se celebra desde 1877. Entonces casi no llegaba a una veintena de paradas pero era uno de los pocos lugares donde adquirir los juguetes más sofisticados. Hoy con más de 200 puestos de venta, y resistiendo la competencia de tiendas y grandes almacenes, la Feria amplia su oferta con la venta de artesanía y otros objetos de regalo. Lo más interesante es que la noche de Reyes, después de la Cabalgata, permanece abierta hasta muy tarde para que “Sus Majestades” y los padres despistados puedan adquirir los regalos hasta el último momento de la madrugada. O sea que estamos en el last minute de los regalos.

belen en plaza san jaimeTambién en estos días, media Barcelona y parte del área metropolitana desfila delante del gran Pesebre de la Plaza de Sant Jaume que, más de una vez, ha desatado la polémica con propuestas muy vanguardistas que interpretan la clásica escena bíblica del portal de Belén. Los amantes de los pesebres y los coleccionistas de sus figuras tienen una cita en la Exposición de Pesebres de la Iglesia de Belén situada en las Ramblas, esquina calle del Carmen.

Algunas tradiciones, inevitablemente, se han perdido como la del Rey Mago y su cartero real que ocupaban el balcón deALMACENES.SEPU.1960 un edificio noble de 2000 metros cuadrados, en el número 160 de la Rambla, durante muchos años sede de los almacenes Sepu. Tampoco se organizan ahora las grandes colas para ver los escaparates de los famosos almacenes El Corte Inglés de la Plaza Cataluña.

Lo que se sigue siendo todo un acontecimiento es la llegada de sus graciosas majestades los Reyes Magos de Oriente al Puerto de Barcelona para iniciar la Cabalgata Real por las principales calles del centro de la ciudad.

Con los nuevos tiempos han llegado adornos, eventos y tradiciones como las luces en forma de Galets Gegants de Nadal que iluminan la Rambla de Cataluña y representan un homenaje moderno a la tradicional sopa de pasta que se come el día de Navidad, con la “carn d’olla” (la carne del cocido o del caldo) y “la pilota” (una gran albóndiga de carne que también se hierve en el mismo caldo).
Desde hace pocos años, financiada por la Asociación de Comerciantes del Centro y por varias marcas comerciales, una pista de hielo, al estilo de la del Rockefeller Center en Nueva York, ocupa casi completamente la Plaza Cataluña.

A pesar de los cambios de costumbres, podemos ver de nuevo un enorme Árbol de Navidad instalado en la Puerta Ferrisa delante del antiguo edificio de Jorba Preciados o Galerías Preciados que ahora es una nueva sucursal del mencionado El Corte Inglés, esos almacenes que en primavera, verano, otoño e invierno parecen regir el destino de la ciudad.
noche vieja 2013 montjuicY el último grito en celebración de la fiesta de la Noche Vieja consiste en que las gentes se concentren en un lugar emblemático de la ciudad. Como en los Champs Elysees de París, Times Square en New York, el Big Ben en Londres o la Plaza del Sol en Madrid, Barcelona ha impulsado la celebración de las típicas 12 campanadas en Montjuic. En la Avenida María Cristina, entre el edifico del MNAC Museo Nacional de Arte de Cataluña y la Plaza España, con las fuentes luminosas como fondo, desde 2013, se ofrece a los habitantes de la ciudad y a visitantes un espectáculo piro-musical, performances y actuaciones artísticas para una gran fiesta donde tomar las uvas y recibir al Año Nuevo.

A pesar de que cada año ganan terreno figuras “importadas” de otras culturas como Santa Claus, en las casas barcelonesas perviven las tradiciones aunque adaptadas. Es el caso del Caga-Tió y del Caganer.
A principios de diciembre, se lleva a casa un tronco de árbol y se tapa con una manta. Se trata del famoso Tió que la familia “alimentará” hasta la llegada la Nochebuena cuando los más peques de la casa lo atizan con palos cantando una tonada popular. Al retirar la manta, aparecen los regalos que tradicionalmente eran golosinas o pequeños juguetes pero que ahora pueden ser grandes regalos para toda la familia.
La figura del Caganer en el belén representa a un pastorcillo vestido con barretina y zamarra que, agachado y con los pantalones bajados, se escondía en un rincón de la decoración del pesebre para hacer sus necesidades. Se documenta en el Barroco catalán pero se hizo popular en el siglo XIX y ya es una figura imprescindible. En la actualidad y con un punto de bufonería se fabrican caganers con la cara de personalidades del año tales como políticos, jugadores de futbol y famosos de la televisión. ¿Sabéis que hay una alfarerías donde te ofrecen la posibilidad de hacer un caganer personalizado con la caricatura de quién tú quieras?

¡¡¡Felices Fiestas y Buen Año Nuevo desde el blog de la Barcelonina!!!