Seleccionar página

Lo llaman el 22@ y lo definen como el distrito de la innovación. ¿Lo llaman o verdaderamente está llamado a ser un polo de atracción cultural y tecnológica en la Barcelona del siglo XXI? Ha sufrido grandes cambios pero todavía hay mucho por hacer y sobre todo por dar a conocer. Hoy os presentamos el barrio más cool de Barcelona.

El proyecto se emprendió para transformar más de doscientas hectáreas de suelo industrial, o mejor dicho post-industrial, del Poblenou en uno de los distritos más modernos e innovadores de la ciudad. El 22@ continua en marcha y quiere ser un proyecto ejemplar de renovación urbana y quiere dar respuesta y ser un modelo a seguir en la llamada sociedad del conocimiento.

22@ el barrio cool de Barcelo22@ el barrio cool de Barcelona http://barcelonina.com/esLo cierto es que ha sido y está siendo, con sus defensores y detractores como no podría ser de otro modo, uno de los proyectos europeos de inversión pública más ambiciosos y más caros del momento con un total de 180 millones de euros.
Uno de los principales atractivos de este barrio en renovación es la capacidad de hacer convivir elementos del pasado con las nuevas construcciones. Más de 100 elementos históricos han sido recuperados o conservados desde que empezara el proceso transfomador en 2001. Lugares de toda la vida de la ciudad como la Plaça de les Glòries o la Rambla del Poblenou se han visto inmersos en un nuevo entorno modificando su aspecto pero manteniendo su esencia.
1992 fue un año premonitorio para el futuro del 22@ porque ya se construyó en ese enclave la Vila Olímpica para acoger a los deportistas de élite de las Olimpiadas. Otro evento internacional, el Fórum de las Culturas 2004, reordenó urbanísticamente gran parte de la fachada marítima del barrio. También las colosales construcciones de L’Auditori i del TCN Teatre Nacional de Catalunya atrajeron parte de la vida cultural de la urbe en favor del 22@.
Hoy por hoy, iniciativas privadas como la asociación Poblenou Urban District están trabajando con intensidad para que toda esta actividad se viva y se perciba a pie de calle y se conozca en otros puntos de la ciudad. La asociación la constituyen desde pequeños comercios con encanto y negocios innovadores a centros de creación como Palo Alto, pasando por una institución cultural de renombre como Can Framis, maravilloso museo de arte moderno perteneciente a la Fundación Vila Casas.

La industria cultural toma formas diversas en estas antiguas calles: galerías de arte, ateliers de artistas, empresas editoriales, firmas de diseñadores de renombre, productoras de cine, escuelas de diseño gráfico y otras disciplinas artísticas parecen encajar muy bien en este barrio mitad cibernético, mitad bohemio.
Aunque no sea su principal característica, algunas zonas verdes han encontrado su emplazamiento entre tanta modernidad y se puede pisar verde y respirar oxígeno en el Parc del Centre del Poblenou, el Parc Diagonal Mar y el Parc del Forum.

En ese espacio de alza uno de los edificios que ha modificado el sky line de la ciudad. la famosa torre Agbar del arquitecto francés Jean Nouvel, del mismo estilo que la de Londres, que comenzó a ser propiedad de Aguas de Barcelona pero que actualmente va a convertirse en un hotel de lujo. Este edifico, controvertido por su forma fálica, es el más conocido del 22; pero hay otros muy singulares como el que se alza en los terrenos de la antigua fábrica Netol: el Interface Building. Alberga empresas públicas y privadas y por sus modernas puertas autoTorre Agbar Jean Nouvel http://barcelonina.com/esmáticas (aunque se ha conservado la fachada de 1955) traspasan a diario más de 1200 trabajadores.
Un ejemplo de sostenibilidad arquitectónica lo encarna el edificio Media Tic. Destacan por su arriesgada propuesta arquitectónica el de Gas Natural, el del Centre de Convencions Internacional de Barcelona – CCIB y, sobre todo, el Edifici Diagonal 00 actual sede de Telefònica que recortado sobre el cielo da la sensación de ser un haz de frágiles cristaleras sin mucha base en el suelo.
Otras actividades marcan la vida del distrito como los edificios destinados a estudios universitarios o las oficinas de importantes mass media como RNE o Barcelona Televisió BTV.

¿Se trasladará, como pretendieron los impulsores del 22@, alrededor de la Plaça de las Glories el centro administrativo y económico de la ciudad? ¿Estamos ante un barrio como el de La Defense de París? ¿Ante una nueva City al estilo Londres? El mundo de los negocios, la cultura y la tecnología cuentan con un importante escenario de acción en el 22@ pero, sobre todo, el poder político y la actitud de la ciudadanía tienen la última palabra para este barrio del futuro con mucho pasado. A vosotros y a Barcelonina, ya nos esperan en el 22@.