Seleccionar página

En Barcelona nos encanta el chocolate. Cualquier momento es bueno para tomarnos un buen chocolate caliente con churros o con melindros. Además siempre en buena compañía.

Decimos que sólo podemos comer chocolate cuando llueve, así evitamos engordar demasiado.
Pero este post no trata de chocolate, ni de gastronomía, ni de lluvia. Trata de arquitectura. Concretamente de la Casa Amatller de Puig i Cadafalch.
En Passeig de Gràcia, en medio de una vorágine de coches, autobuses, bicicletas, turistas y autóctonos, se alzan tres casas que configuran la Manzana de la Discordia. Separadas por escasos pasos de distancia tenemos la Casa Lleó i Morera, la Casa Batlĺo y nuestra protagonista, la Casa Amatller.

El Paseo de Gracia: una avenida en expansión

Corría el año 1898 cuando el señor Antoni Amatller i Costa compra un edificio situado en el número 41 del Paseo de Gracia. Se tratava de un edificio construido en 1875 sin demasiado encanto ni interés. Además de vivir en el, Antoni Amatller quería alquilar los apartamentos de los pisos superiores.

Pero ¿quién era Antoni Amatller? Era un industrial y empresario catalán, tercera generación de una saga de maestros chocolateros. Coleccionaba piezas de cristal antiguas y estaba enganchado a un nuevo hobby muy trendy entre la burguesía de su época: hacer fotografías.

Para su nueva residencia en el Paseo de Gracia, dónde vivirá y sobretodo, mostrará su estatus, decide contratar a Josep Puig i Cadafalch.

La Casa Amatller de Puig i Cadafalch

La fachada del edificio es como un libro abierto, dónde leemos la vida de Amatller, su relación con el arquitecto y el momento histórico.

Puig i Cadafalch (su bio, próximamente en nuestro blog) era matemático y arquitecto además de un experto en história del arte. En la Casa Amatller realizará una interpretación del gótico catalán modernizandolo con elementos decorativos como la cerámica y el mosaico. Y en la parte superior de la fachada, creará un elemento triangular que simula una tableta de chocolate y que le da a la casa un aspecto nórdico. Pero no lo hizo simplemente por estética, lo hizo para camuflar el estudio de fotografia del señor Amatller (situado en la terraza del edificio).

La Casa Amatller de Puig i Cadafalch

La Casa Amatller de Puig i Cadafalch

Te invitamos a que pasees con nosotros para descubrir la Casa Amatller de Puig i Cadafalch y sus relaciones con los vecinos. Un excelente paseo por la Barcelona de principios del siglo XX.

Y si te apetece conocer como era la casa por dentro y como vivian los Amatller, te acompañamos. Podemos organizar una visita al piso que ocuparon dónde todavía están expuestos sus cuadros (si, si, los originales), sus muebles y ¡hasta los libros de contabilidad!