Seleccionar página

Obras muy sobrias y otras muy fantasiosas. Puig i Cadafalch era capaz de los proyectos más opuestos. Nosotros nos quedamos con la joya de la producción de este arquitecto: la casa Amatller. De nuevo se trata de un encargo de un importante empresario, esta vez de la industria del chocolate.

La Amatller es una de las visitas imprescindibles que Barcelonina os recomienda sin dudar porque, además de su belleza arquitectónica, os permitirá imaginar la vida cotidiana de una familia de la burguesía catalana de principios del siglo XX, a pesar de que algunas de las piezas originales del mobiliario se encuentran expuestas en el MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña). Pero, además, la visita debe concluir necesariamente en la cafetería – tienda que se encuentra en la planta baja. Os espera un verdadero festín para los más chocolateros y la oportunidad de admirar la fantástica restauración de la antigua entrada de carruajes.

Puig i Cadafalch Barcelona

Acabamos el recorrido alejándonos un poco del Eixample para acercarnos a la zona de Montjüic. Cerca de la Plaza España, subiendo hacia el Pueblo Español, encontraremos una de sus obras más conocida: la fábrica Casarramona, sede actual del CaixaForum, a la que accederemos después de haber pasado ante otros proyectos del arquitecto que se construyeron para la Exposición Universal de 1929: la escalinata, el mirador del Palau Nacional y las cuatro columnas simbólicas de las cuatro barras del escudo y la bandera de Cataluña.

La antigua fábrica Casarramona

Casarramona es un edificio imponente que perteneció al empresario del algodón Casimir Casarramona. El exterior se caracteriza por la utilización del ladrillo visto con remates de cerámica para embellecer los perfiles de las diferentes naves. Estas se organizan en horizontal, de manera muy parecida a como sucede en el conjunto arquitectónico del Hospital de Sant Pau . En 1913 fue una fábrica modélica que cuidaba las condiciones de higiene, comodidad y modernidad como por ejemplo utilizar la energía eléctrica. Esto le permitió suplantar al carbón y las típicas chimeneas. Barcelonina os puede también guiar en la visita de las excelentes exposiciones que la Fundación Caixa Forum organiza en el edificio.

Casarramona Barcelona

Otras obras de Puig i Cadafalch

¿Cansados? Os quedan varias obras por ver que podemos dejar para otra ocasión; pero os las mencionaremos por si queréis tomar nota: inspirada en los palacios del renacimiento, tenemos la Casa del Baró de Quadras, que fue sede de la Casa Asia y es actual sede del Instituto Ramón Llull; el Palacio Macaya en el Paseo de San Juan, donde se realizan conferencias, exposiciones y conciertos, (un edificio al que Barcelonina le tiene mucho cariño por la escultura de una mujer moderna montada en bicicleta que adorna un capitel de la entrada) y, como curiosidad máxima, los Jardines Laribal que diseñó para el entorno de la popular Font de Gat. Y es que Puig fue un hombre verdaderamente polifacético.

No podemos aquí extendernos en explicar su faceta como político nacionalista catalán pero por curiosidad diremos que fue edil del Ayuntamiento de Barcelona trabajando tanto en cuestiones de museos como en el saneamiento alcantarillado de la ciudad.

¿Qué os parece? ¿Con qué Josep Puig i Cadafalch os quedáis? Sea cual sea la obra que escojamos, este arquitecto, político, historiador, arqueólogo, urbanista y diseñador es y será pieza clave del modernismo catalán más cosmopolita.