Seleccionar página

obras de construcion del metroTodo comenzó en la década de los felices 20. Dos eran las sociedades empresariales que optaron al proyecto de dotar a la Ciudad Condal de un modo de transporte masivo, rápido y económico, superando al viejo tranvía: La Sociedad Ferrocarril Metropolitano y la Sociedad Gran Metropolitano. La primera trabajó en unir los barrios de Sants y Sant Martí y la segunda el paseo Colón con el barrio de Gracia. Las obras empezaron en 1921 y, en diciembre de 1924, se inauguraron los 2,7 kilómetros del primer tramo del Gran Metro, entre Lesseps y Plaza Catalunya. Dos años más tarde se añadió la línea, llamada Transversal, entre la Bordeta y Plaza Catalunya. Y antes de la Guerra Civil, en 1934, se contaba ya con otra ramificación que se bifurcaba en la calle Aragón y, por debajo de la Via Laietana, llegaba hasta Correos.

En estos 90 años, la red de metro ha llegado a más de 100 kilómetros con 141 estaciones. Al millón de personas que diariamente lo utiliza se les haría casi imposible imaginarse una Barcelona sin Metro. Bueno, en realidad, imaginarse una Área Metropolitana que no estuviese interconectada por el Metro ya que las líneas se extienden a otros municipios como Santa Coloma de Gramanet, L’Hospitalet de Llobregat, Badalona o Cornellá.

Desde la aparición de los primeros metros, con sus pesados vagones de hierro, hasta los más modernos, que funcionan sin conductor gracias a la moderna tecnología, abundan las razones para celebrar estas nueve déLas primeras taquillas metro Barcelona http://barcelonina.com/es Les gichets du Métro http://barcelonina.com/frcadas de viajes subterráneos. De hecho, durante el año 2014 se llevaron a cabo muchas actividades con ese fin festivo como la Discovery Underground Barcelona. Una carrera a pie de 10 km, no competitiva y organizada por Discovery Max que se corrió, en la noche de 28 de agosto, entre las estaciones de Universitat y Gorg. Conciertos, exposiciones, proyecciones, concursos literarios… Barcelona y su metro han estado muy unidos en este Aniversario. Y es que este servicio de transporte público es uno de los mejor valorados por los ciudadanos (¡eso tiene mérito!) y, sin duda, también por los miles de turistas que nos visitan y lo utilizan a diario.

Subway in Barcelona http:barcelnonina.com El metro de Barcelona http://barcelonina.com/es Le métro à Barcelone http://barcelonina.com/fr90 años de trayectos que parecen siempre iguales y rutinarios pero que han debido generar miles y miles de historias y anécdotas. Solo los más mayores recordarán que algunas estaciones se utilizaron de refugio antiaéreo durante la Guerra Civil española. Los amantes de la Barcelona Oculta habrán oído hablar de las 12 estaciones fantasma que no se llegaron a utilizar como la estación Gaudí, cercana a la de la Sagrada Família (L5), que en alguna ocasión se decora por Navidad o se utiliza con fines publicitarios. O la de Correos, debajo del edificio del mismo nombre, al final de Vía Laietana, que puede aún verse fugazmente al pasar con la línea 4 o a través de las rejillas que dan a la calle. O la de la Avenida de la Luz, situada tan cerca de la Plaza Catalunya que no se llegó a utilizar como estación de metro aunque se conectó con la de los Ferrocarriles Catalanes. Como una prolongación ese espacio, se excavó una miniatura de ciudad que llegó a estar ocupada por un total de 68 tiendas muy diversas, con un cine, un salón recreativo, y, según cuentan, hasta duchas públicas.
Hoy por hoy, el Metro de Barcelona sigue estando en constante evolución. Se mejoran sus instalaciones, se abren nuevas tiendas y bares más modernos en los pasillos de transbordo entre líneas, se espera con ilusión el multi intercambiador de Sagrera y la línea que habrá de llegar hasta el Aeropuerto del Prat.

Y las historias humanas se suceden también sin cesar. Para muestra un botón musical protagonizado por Ramón Julibert, que se dedicó durante muchos años a cantar ópera a su peculiar manera en la estación de Passeig de Gràcia (L3) como lo recoge “L’Home del Metro” (“El hombre del Metro”) un reciente e interesante documental dirigido por Joan Vall Karsunke.