Seleccionar página

El pan, ese alimento presente en casi todas las culturas, aunque no necesariamente usando el rubio trigo en su elaboración. Desde el milagro de los panes y los peces, buena parte de la humanidad se pirra por encontrar buenos lugares en donde se le garantice la excelencia de ambos alimentos. De las mejores marisquerías y restaurantes especializados en pescados os hablaremos otro día. Hoy toca ir a por el pan. Hoy te hablamos de las mejores panaderías en Barcelona.

Si hablamos del pan típico de Barcelona en seguida pensaremos en el pan con tomate y en grandes panes de pagès. Pero que el pan y sus tipologías se han puesto de moda es un hecho.Ya no se lleva aquello del al pan pan y al vino vino. Ahora el vino tiene denominación de origen y hay tantos tipos de pan que se podría confeccionar un pantone (perdone, el lector por el chiste).

pan con tomate

El de panadero es un oficio antiguo y en Barcelona tiene además el honor de haber sido un oficio capaz de levantar a la ciudadanía en revueltas populares como las que tuvieron lugar en Barcelona en 1789, motivadas por las malas cosechas y el consiguiente aumento del precio del pan.
Sin sufrir ningún altercado público, actualmente resulta muy agradable encontrar familias en las que el oficio se perpetúa de generación en generación como es el caso de Eduard Crespo, elegido mejor panadero de Barcelona del 2015, y su hija Georgina que se ha convertido en la cuarta generación.

Después de épocas en las que se llegó a encumbrar el llamado “pan de máquina”, los barceloneses nos hemos acostumbrado a soportar largas colas (sobre todo en fin de semana) delante de cualquier panadería que cuelgue el cartel de “pan artesano” o “pan cocido en horno de leña”. Hasta las marcas más comerciales se afanan en promocionar productos que quieren atraer con etiquetas como “semillas de oro”, “ocho cereales” o “masa madre”.

Panaderia Turris Barcelona

Boutiques de pan en Barcelona

Así que ya no solo hay panaderías sino también boutiques de pan como por ejemplo las panaderías Turris creadas por Xavier Barriga. Se encuentran en Gran de Gracia 34, Calvet, 7, Aribau, 158 y así hasta siete. Un verdadero atelier de la panadería que se distingue porque todas las tiendas tienen su obrador a la vista de los clientes.

Los restaurantes han tenido mucho que ver con el aumento de la producción de variedades y el gusto por la calidad. Uno de los profesionales que mejor conjugó panadería y restauración ha sido Xevi Ramón que lidera obradores como el Triticum dentro del local tienda-bar-restaurante de la antigua fábrica de cerveza Moritz. Quien quiera degustar buen pan, buena cerveza, buenos platillos y disfrutar también de exposiciones y hasta actuaciones musicales, que no deje de pasar por este lugar en Ronda Sant Antoni, 39.

Panadería Baluard en la Barceloneta

Como sabéis en Barcelonina somos muy fans del barrio de la Barceloneta. Entre sus tesoros se encuentra el horno Baluard obra y gracia de la empresaria y panadera Anna Bellsolà. Su panadería situada delante del Mercado de la Barceloneta es ya un lugar de culto para los muy panaderos. Ampliando horizontes y ubicaciones, Bellsolà tuvo la feliz idea de abrir un establecimiento en los bajos del Hotel Praktik Bakery, en el 279 de la calle Provença. Los dueños del hotel estaban encantados con el olor a pan recién hecho que se esparcía en por los pasillos del edificio. Aunque decimos “estaban” porque, a causa de una inesperada interpretación de las ordenanzas municipales, el establecimiento se ha visto obligado a cerrar. La buena noticia es que proyecta abrir en un local muy cercano a su actual ubicación.

Panadería Baluard en la Barceloneta

Forn Roura de Barcelona

Como ya se me está haciendo la boca agua y tengo verdadera necesidad de un bocadillo o una tostada de buen pan de alguna de las mejores panaderías de mi ciudad, creo llegado el momento de hablaros de un horno maravilloso, tradicional, casi vintage de la parte alta de la ciudad. Situado en la pequeña calle Calaf, con la misma decoración que lucía en los años 4o y la misma maestría en elaborar panes, pastas y cocas destaca en mi ranking el Forn Roura de José Mª Roura. (Un secreto de propina: la exclusiva Pastelería Baixas se encuentra muy muy cerca. Las pastelerías nos llenarán dulcemente nuevas entregas de este blog de slow tourism, prometido.)

Forn Roura Barcelona

De un barrio burgués a otro obrero. En el barrio del Ploblenou, cerca de la mítica horchatería del Tio Ché, encontramos otro templo del pan muy conocido en el sector por haber traído desde la vecina Francia algunas de las modernas técnicas de la masa: el forn Cruixent en la calle Pujades, 173.

Algunas panaderías no renuncian a combinar una buena elaboración con una producción más masiva. Es el caso de la céntrica Mistral. Cerca de la Plaça Universitat y propiedad de la familia Bertran. O el caso de las numerosas franquicias de El Molí Vell (que también explota otra marca para una producción más artesana con L’Obrador.)

Seguimos con nuestro paseo por las mejores panaderías de Barcelona

En el Eixample podremos admirar diversas puertas modernistas de antiguas panaderías de barrio. Posiblemente la más conocida esté en la calle Girona la panadería de La Concepción, pero dad un paseo y descubriréis más.

En la Calle de Sants 117, la panadería Baltá que además de ofrecer el mejor pan de la popular barriada desde hace años y años comparte su tradición con la innovadora idea del local Farinetes imperdible para los amantes del “hágalo usted mismo” ya que se puede comprar lo necesario para elaborar pan en nuestro hogar.  

La última recomendación no sé si darla, por puro egoísmo, claro. El forn Puiggrós tiene dos locales en la Avenida Gaudí. El más cercano al Hospital de Sant Pau está decorado con un gusto exquisito y tiene su obrador visto. El otro es más pequeño pero igualmente acogedor. Pero más allá de la belleza del local he de confesar que en ellos elaboran y venden dos de mis debilidades harinosas: el pan de Viena, delicado y suave, y el clásico y muy catalán “llonguet”, pan para elaborar pequeños bocadillos de merienda. Este último solo lo elaboran por encargo.

¿Rico? Sin palabras. Se entiende que la oración del Padrenuestro mencione “el pan nuestro de cada día…”. ¿Me he puesto muy religiosa al comenzar y ahora otra vez? Okey, estamos en pleno barrio de la Sagrada Familia, o sea, viva los clásicos de la arquitectura y los clásicos de la panadería. Disfrutad de ambos, queridos barceloninos.