Seleccionar página

Este año se celebra el 150 aniversario del nacimiento de uno de los arquitectos más prestigiosos de la historia reciente. Parece que si no hubiese existido Josep Puig i Cadafalch (1867-1956) habría que inventarlo. Este arquitecto catalán es, junto a Antoni Gaudí y Domènech i Montaner, el autor de las mejores construcciones arquitectónicas del modernismo y el noucentismo catalán.

Fuera de la ciudad condal, por ejemplo en Sant Sadurni d’Anoia o Mataró su ciudad de origen, también existen muestras de su prolífica actividad constructiva. Pero si nos queréis acompañar vamos a comenzar un largo paseo por las calles de Barcelona donde se concentra la mayor parte de su obra.

Els 4 Gats

Comencemos por la casa Martí en la calle Montsió 3. Los amigos de los tours de Barcelonina por el barrio Gótico ya conocen muy bien este enclave. Aquí se encuentra el mítico bar bohemio Els 4 gats. La casa es una verdadera fantasía que reinventa lo medieval y que responde al gran conocimiento que tenía Puig del arte románico y gótico.

Seguidnos ahora por la Vía Layetana. Pasemos por delante del número 37. Es un gran edificio la mayor parte dedicado a oficinas, muy moderno para la época por las dimensiones de cada despacho y el uso de la luz. Se trata de la casa Guarro, encargada en 1922 por una conocida familia de potentados del papel.

Puig i Cadafalch Barcelona

La Casa De les Punxes

Un edificio de Puig muy conocido por fuera, pero que ha sido abierto al público recientemente, es la Casa Terradas también llamada la Casa de les Punxes en la Avenida Diagonal. La visita está organizada alrededor de la iconografía de los dragones y la leyenda de Sant Jordi, uno de los motivos escultóricos preferidos de don Josep, pero sobre todo merece la pena conocer la azotea del edificio que se remata con las famosas “punxes”.

Don Casimir también encargó al mismo arquitecto un edificio en el Paseo de Gracia número 48 donde instaló su residencia. Se trata de una obra muy sobria de Puig i Cadafalch en la que solo destaca una tribuna de madera trabajada. En esto se parece a la gran casa de Pich i Pou que construyó cerca de la plaza de Catalunya, esquina con Rambla. Allí volvió a controlar los excesos de la imaginación modernista excepto por la pincelada barroca de la puerta de entrada. Estas obras, como la de la casa Guarro, son el ejemplo del Puig más racionalista que se inspira en la nueva arquitectura americana de entreguerras.

Casa de les Punxes

No todos los encargos de sus clientes acabaron en éxito. En el cruce de la Rambla de Catalunya con la Diagonal, se alza la Casa Serra que a punto estuvo de ser derribada por abandono a una comunidad religiosa. Y es que al millonario señor Serra la casa le pareció un espanto en el que se negó a vivir. Hoy es la sede de la Diputación de Barcelona. Nos hemos acostumbrado a su silueta de pequeño castillo con torres y almenas contrastando con el moderno edificio al que se halla adosada.

Y en la Rambla de Cataluña, rodeados de terrazas donde podemos degustar las delicias locales, nos tomaremos un descanso hasta la segunda parte de este recorrido.